Entrevista a "EL PAÍS"

Publicat el 28/02/2021
Miquel Iceta


Miquel Iceta (Barcelona, 1960) ha sido durante años el gran asesor de Pedro Sánchez para la cuestión catalana. Desde hace un mes, es el ministro de Política Territorial y por tanto tiene como principal objetivo pacificar el mayor conflicto territorial de la democracia española, el desafío del procés. Rodeado de historia, en un palacio en el paseo de La Castellana que fue sede de la Presidencia del Gobierno durante décadas hasta que Suárez la llevó a La Moncloa por motivos de seguridad, Iceta confía en encauzarlo y apunta que el Gobierno debe estar preparado para asumir el coste político de los indultos si cree que es lo adecuado.

Pregunta. ¿Cree que verá resuelto el conflicto en Cataluña como ministro?

Respuesta. La gente tiende a pensar en un punto final. Eso no lo veré yo, no se podrá dar nunca por resuelto. Pero sí me gustaría haber dejado encauzada la solución del problema de los últimos años. Primero se ha de producir un gran acuerdo entre catalanes. En Cataluña hay dos mitades, y antes hay que buscar allí una mayoría. Hay un 50% de catalanes que no quieren la independencia. Espero que desde el Gobierno podamos contribuir a la solución, que vendrá por un acuerdo sobre autogobierno, financiación, y sobre el carácter plural de España.

P. ¿Qué puede ofrecer el Gobierno?

R. La agenda para el reencuentro que presentó el presidente Sánchez en Barcelona. La suelo llevar en la cartera, son 44 temas, pendientes desde hace mucho tiempo. Y luego la mesa de diálogo que se creó, aunque nunca empezó el diálogo como tal.

P. ¿Cuándo vuelve la mesa de diálogo?

R. En cuanto haya Gobierno en Cataluña y se pongan de acuerdo los dos presidentes. Ya votamos en el Congreso a favor de la propuesta de ERC. Tenemos los deberes hechos. Iceta, en un momento de la entrevista.

P. ¿El PSC estaría dispuesto a permitir un Gobierno de ERC con su abstención?

R. Nosotros lo que queremos es que gobierne quien ha ganado las elecciones: Salvador Illa. Porque la otra alternativa, la que se está moviendo, ya se ha visto que no ha funcionado.

Seguir leyendo en "EL PAÍS"